1 de noviembre de 2019

Sensibilidad Química Alimentaria (6ª parte): Suplementos y Probióticos para la Histaminosis

Aunque lo ideal sería cubrir todas los requerimientos nutricionales con la comida, a veces hay que recurrir a suplementos, como por ejemplo el omega 3 por la dificultad de encontrar alimentos pobres en histamina y ricos en este ácido graso. 

También podríamos considerar tomar suplementos de zinc, cobre, vitamina C y vitamina B6 ya que actúan como cofactor de la DAO y en teoría podrían potencialmente mejorar su función, aunque no hay una fuerte evidencia científica que apoye estas recomendaciones.

También nos podríamos plantear tomar la enzima DAO 20 minutos antes de las comidas principales
.
En un estudio se observó cómo la suplementación con DAO reducía la duración de las migrañas, aunque no parece que tuvo efecto ni en la frecuencia ni en la severidad de los síntomas.

Haz click sobre la imagen para ampliarla

Si queremos suplementarnos con probióticos, tenemos que elegir muy bien las cepas ya que hay bacterias que pueden producir histamina y sin embargo, otras ayudan a degradarla. Además, también ya hay algunos estudios in vitro y en ratones que han demostrado que algunas cepas de probióticos pueden ayudar a minimizar la liberación de histamina. Las cepas más efectivas parece que son el Lactobacillus Rhamnosus y también varias cepas de Bifidobacterias, pero realmente no hay garantía de que también ayuden en humanos.

A pesar de que algunos probióticos son potencialmente capaces de ayudar, realmente parecen ser más útiles para prevenir reacciones alérgicas que para tratar síntomas de histaminosis.


Haz click sobre la imagen para ampliarla

En un estudio se observó como la toma de dos cepas de Bifidobacterias (Bifidobacterium infantis and Bifidobacterium longum) suprimía factores involucrados en la producción de histamina, aunque este estudio se realizó en ratas y no en humanos y estos resultados no pueden ser siempre extrapolados a las personas.

Otro estudio evaluó los efectos que tienen varias cepas de probióticos sobre los mastocitos y observaron cómo fueron capaces de calmar el sistema inmunitario y minimizar la liberación de histamina, y esto lo consiguieron, sobre todo, dos cepas de Lactobacillus Rhamnosus.


Haz click sobre la imagen para ampliarla

La formación de aminas biógenas es dependiente de la cepa utilizada y no está asociado a la especie. Por tanto, se debe tener cuidado y debemos fijarnos en que la cepa tenga o no actividad descarboxilasa, a la hora de elegir un probiótico o un cultivo iniciador para realizar una fermentación.


Haz click sobre la imagen para ampliarla
 Por tanto, si queréis probar a tomar algún probiótico, tenéis que poner atención qué tipo de cepa trae. Por ejemplo, se ha observado que algunas cepas de Lactobacillus pueden incrementar el contenido en histamina, mientras que otras lo disminuyen. En otro estudio se observó como el lactobacillus casei (TISTR 389) y el  Lactobacillus delbrueckii subespecies bulgaricus (TISTR 895) producen aminas biógenas,  (el l. casei fue el que produjo más cantidad de histamina y tiramina, mientras que el bulgaricus produjo tan sólo histamina). Sin embargo, no se observó que otros tipos de lactobacillus produjeran aminas biógenas, como el Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus lactis subsp. lactis, Lactococcus lactis subsp. lactis, and Lactobacillus plantarum, por lo menos las cepas estudiadas.
Curiosamente, en otro estudio se observó que el l. Casei en lugar de producir aminas biógenas, lo que hacía era degradarlas, por eso se está estudiando añadir esa cepa específica a quesos que tienen alto contenido en aminas

Haz click sobre la imagen para ampliarla

Los alimentos fermentados, que contienen de manera natural probióticos, no son una opción para quien tiene intolerancia a la histamina, por lo que si se quiere tomar probióticos se tienen que suplementar, aunque no hay suficiente evidencia científica para que se pueda recomendar de forma sistemática su uso.

Por otra parte, tenéis que tener en cuenta de que no se conoce la dosis óptima para esta condición y los efectos secundarios que quizás pudiera tener si se tomara a largo plazo, por lo que deberíais consultarlo primero con vuestro médico ya que es él quien conoce vuestra historia médica.

Mi recomendación personal es que si decidís tomar algún probiótico, que sea el lactobacilos rhamnosus o cepas de bifidobacterias. Aunque habría que personalizar el probiótico a la microbiota que tenga cada persona. Por ejemplo, dependerá entre otros factores de la cantidad de clostridium que se tenga (es una bacteria productora de toxinas), ya que se ha observado en estudios que las especies de clostridium se acumulan en el intestino cuando disminuye la población de bifidobacterias, así que si este fuera el caso, entonces este sería el probiótico para poder matar dos pájaros de un tiro.


Haz click sobre la imagen para ampliarla

Pincha aquí para seguir leyendo la presentación. En el siguiente artículo proporciono listados de alimentos que pueden producir histaminosis, pero separándolos por categorías según sea la causa del aumento de la histamina (por déficit de DAO, o por fármacos o alimentos que bloquean la enzima DAO, o por alimentos o aditivos que producen la liberación endógena de histamina o por alimentos que producen un aumento de permeabilidad para la histamina). También hablo en el siguiente artículo del tratamiento farmacológico según sea la causa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más leído